Prevención y cuidado de la voz

febrero 14, 2020 - by Juan Jose Carral - in trastornos de la voz

No Comments

Hoy 13 de febrero, con motivo del Día Mundial de la Radio, uno de los medios de comunicación más relevantes hoy en día, es necesario reivindicar la importancia de un buen cuidado de la voz y de la expresión oral.

A través de la voz, no solo transmitimos aquello que queremos decir, sino también nuestro estado de ánimo y emociones. Una voz normal, es aquella que da un máximo rendimiento sin suponer esfuerzo alguno. Presenta un timbre, una intensidad y tono normales y adecuados, adaptándose a cada persona.

Trabajando y conociendo bien la voz, los locutores pueden llegar a ser unos excelentes emisores de sensaciones y gozar de una privilegiada voz radiofónica, pues es errónea la idea frecuente de que ésta es innata. Así también,  gente no relacionada con el mundo de los medios de comunicación pueden optar por un buen uso de la misma, aplicando los cuidados adecuados. Aunque nadie dijo que fuera fácil, y menos cuando tenemos una serie de hábitos inadecuados que debemos suprimir.

Por el contrario, una voz disfónica o alterada es aquella que sufre una modificación en la intensidad, tono o timbre, limitando a la persona en el uso de su voz, provocando que muchas veces su habla no sea inteligible, tanto en sitios ruidosos como normales, tendiendo a hacer un mayor esfuerzo de la voz y puede que hasta eso cohíba a la persona a la hora de enfrentarse a ciertas situaciones. La voz, por tanto, no va bien, y eso incitará a la persona a “forzar” o “tirar” más de ella, entrando en un círculo vicioso de sobreesfuerzo vocal y a su vez, una mala coordinación de la respiración y el habla,  y una tensión facial y de los órganos fonoarticulatorios, hasta perder el propio control auditivo de la voz.

A corto plazo, la persona puede notar resultados y experimentar un buen rendimiento comunicativo, pues cubre la necesidad que tiene en el momento en que la voz le exige más y en consecuencia la forzará más, pero a largo plazo se está estableciendo una disfonía.

A continuación, se exponen una serie de medidas de higiene vocal para suprimir en la medida de lo posible todos aquellos hábitos tóxicos que favorecen esta dificultad vocal:

  • Evitar hábitos nerviosos que originen abuso vocal como contener la respiración hablando rápidamente, hablar con una respiración insuficiente, habla en un tono bajo y monótono, utilizar rellenos agresivos o de tono bajo como um…, ah…

 

Consejo: satisfacer las necesidades respiratorias antes que el habla, la voz no puede estar por encima de la respiración, no debemos sentir que nos quedamos sin aire al finalizar una frase, y evitar los “gruñidos” vocales intensos y agresivos.

 

  • No hablar con una voz monótona de tono bajo, que haga que el sonido pase a ser tosco.

Consejo: permitir una variación del tono vocal mientras hablamos.

  • Evitar los inicios de voz tensos (ataques glóticos).

 

  • Al respirar no elevar toda la parte superior: tórax, cuello y hombros.

Consejo: dejar que el abdomen y la caja costal se muevan libremente. Sentir como se eleva el abdomen en cada inspiración.

  • Evitar el uso prolongado de sonidos vocales no convencionales: silbidos, gruñidos, chillidos, imitación de ruidos de animales o máquinas…

 

  • No exceder el uso de la voz cuando se está enfermo o cansado, y respetar el reposo nocturno 7-9 horas.

Consejo: dejar reposar la voz junto con el resto del cuerpo. La voz también necesita sus momentos de descanso a lo largo del día… ¡Debemos cuidarla!

  • Consultar al médico si notamos cambios de voz o alguna molestia durante más de 10 días.
  • Evitar dentro de lo posible el estrés crónico, las emociones desproporcionadas, constantes preocupaciones y contrariedades frecuentes.
  • Evitar el uso de la voz en situaciones de gran tensión.

Consejo: intentar no gritar, para ello utilizar claves no vocales como palmas, acercarse a la persona en cuestión, tocar el timbre… No hablar en ambientes ruidosos o demasiado grandes.

  • Es importante realizar un calentamiento vocal antes de usar la voz durante todo el día.
  • Evitar hablar con la boca semicerrada y hacer grandes movimientos con la lengua, de esta manera se conseguirá una mayor vocalización y, por ende, una mejor inteligibilidad de la palabra, así como una menor tensión de la zona.
  • Evitar el consumo del tabaco y el alcohol.
  • Evitar la inhalación de tóxicos: disolventes, irritantes…
  • Evitar el carraspeo o la tos.
  • Evitar el reflujo gastroesofágico y otros problemas digestivos que puedan irritar la mucosa.
  • Evitar el consumo de productos que resequen las mucosas respiratorias como: el mentol, los caramelos con azúcar o dulces.
  • Mantener una correcta hidratación. Beber 1,5 litros de agua diarios.
  • Evitar el uso de fuerza física elevada que conlleve una gran tensión muscular.
  • Mantener una alimentación equilibrada.

 

Por: 

Águeda Gayol Fernández

Logopeda de Ciprea Integral

Share this article

Juan Jose Carral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

×

Habla con nosotros