Cómo explicar a un hijo la separación de los padres

noviembre 14, 2019 - by Juan Jose Carral - in familia

No Comments

Antiguamente, ser hijo o hija de padres separados no era lo habitual, pero hoy en día es frecuente pertenecer a una familia con padres separados, Así, como cada vez están más normalizadas las familias reconstituidas, monoparentales, homoparentales y demás variantes de familias.

A muchos padres les preocupa que sus hijos sufran mucho con la separación y tienen dudas sobre cómo transmitírselo y cómo ayudarles para que la situación les afecte lo menos posible. Si eres uno de esos padres y madres, enhorabuena por preocuparte por las necesidades de tus hijos e hijas, es el paso más importante para que tus hijos integren bien los cambios.

Es cierto que muchos de vuestros hijos van a querer que vuestra pareja no se rompa, pero es más doloroso para los niños presenciar discusiones y tensiones entre sus padres de manera constante y prolongada, que un proceso de separación respetuoso.

Aunque os ahorraría muchos quebraderos de cabeza, ¡no hay ninguna fórmula mágica para transmitirles la información! Vosotros sois los que mejor conocéis a vuestros hijos… podéis elegir un momento adecuado y decírselo juntos. Utilizar un lenguaje apropiado para su edad y, si sois creativos, podéis hacer un cuento, un álbum de fotos, un corto, una canción…

Aunque cada caso será diferente, vamos a exponer una serie de claves a tener en cuenta:

QUE DECIR O QUE HACER

Hay que decirles honestamente, de forma que ellos puedan entenderlo y acorde a su edad, cómo están las cosas y qué está ocurriendo, porque eso evita que ellos imaginen algo todavía peor.

Elegir el momento y el lugar adecuados

Es importante cuidar el tiempo y el espacio, debéis buscar un lugar tranquilo para hablar con los niños, aseguraros de que no va a haber interrupciones y de que vosotros también vais a poder estar tranquilos tanto antes como después. Elegid un momento en el que ni vuestros hijos ni vosotros tengáis que hacer algo que hacer después o algún lugar al que iros.

Contadles cómo están las cosas

 “Bueno chicos, no sabemos si lo habéis notado pero de aquí a un tiempo papa y mamá ya no se están llevando tan bien. Discutimos mucho entre nosotros y no estamos a gusto cuando estamos juntos”.

Explicarles qué va a pasar

“Por eso hemos decidido que lo mejor es que pasemos un tiempo separados y dejemos de vernos mamá y yo/ papá y yo durante unos días”;” papá/mamá se va a ir a vivir otro sitio”; “lo mejor para la familia es que papá y mamá se separen”

Esto es solo una sugerencia y es bueno que vosotros uséis vueltas propias palabras y lo expliquéis como consideréis que les va a quedar más claro.

No basta con explicarles que es lo que va a ocurrir, sino que también hay que asegurarse de que lo han entendido. Para esto podemos pedirle que nos expliquen ellos a nosotros lo que les acabamos de explicar, que cuenten lo que han entendido, y así si tienen dudas o hay cosas que no tienen clara de las podéis aclarar. Es necesario que todas las preguntas o dudas se contesten con paciencia y con calma.

Cosas importantes que hay que aclararles

Pase lo que pase papá y mamá os van a seguir queriendo igual. Si decidís decirles que papá mamá ya no se quieren, es importante aclarar les que aunque los padres ya no se quiera los dos les quieren a ellos, y mucho.

“Durante este tiempo papá y mamá van a seguir cuidando de vosotros no os vais a quedar solo se ningún momento”.

No es culpa suya: “Aunque a lo mejor no entendéis muy bien porque papá y mamá van a pasar este tiempo separados queremos que sepáis que para nada es culpa vuestra, no tiene nada que ver con qué os portes mal o que nos quedamos, no es eso. Lo que pasa es que es mejor a veces para los papás estás separados. Aunque no os guste que sea así, vosotros no podéis hacer nada para que mamá y papá estén contentos juntos. Es una cosa nuestra no depende vosotros. Podéis desear que vuelvan a estar juntos, o rezar para que no se separen, pero en realidad no depende de vosotros”.

Es importante también anticiparles como se pueden sentir: “Habrá momentos en que estando con mamá os preguntéis qué está haciendo papá o si estás con él, que echéis algo de menos a mamá. Podéis llamar al otro siempre que queráis”.

Cualquier cambio, sobre todo si se trata de la separación, puede generar en los niños emociones muy confusas, por eso es importante que ellos puedan expresarlas y que vosotros podáis escucharlas. Por ejemplo, si les nota preocupados, es bueno que preguntes qué es lo que les preocupa. También hay que ofrecerles: ”Si alguna vez os  sentís tristes o enfadados, por todo esto que está pasando , porque papá y mamá están en durmiendo en otra casa , podéis contárnoslo , es muy bueno que nos lo digáis. A lo mejor un abrazo de papá o de mamá os ayuda a sentiros es mejor, o llorar, o jugar con un juguete que es guste”.

QUE NO DECIR O QUE NO HACER

No mentirles. Debéis de ser honestos con ellos, por ejemplo si os preguntan: “¿Pero os vais a divorciar?, ¿Os vais a separar para siempre?”. Podéis contestar: “no lo sabemos, es algo que todavía no hemos decidido, puede que sí y puede que no”.

No les contéis más de lo que necesiten saber, es decir, hay cosas que los niños no tienen por qué saber, no necesitan saber todos los detalles de por qué no os lleváis bien, eso es una cosa de mayores, y probablemente, aunque se lo explicaseis no lo entenderían.

Es importante que no hables mal de otro en presencia de los niños. Hay que tener en cuenta que los niños siguen queriendo al otro y oír hablar mal de él o ella les daña. Se puede hablar mal del otro de muchas maneras: con comentarios directos, con comentarios sutiles, insultos… pero todos hacen el mismo daño, de que en lugar de sus quitar más cariño y amor por el que no está quedando como malo, lo que les generan son emociones de culpa malestar y confusión. Independientemente de si os queréis entre vosotros o no, si queréis a vuestros hijos, esto no lo hagas.

Los niños también les cambia la rutina ante una separación y ellos necesitarán un tiempo para adaptarse. Hay que ser pacientes con ellos y no agobiarles.

No queráis que parezca que va a ser todo irrealmente maravilloso, es posible que os cueste adaptaros a la nueva situación y es bueno que estéis disponibles para ellos (para explicárselo 100 veces si lo necesitan, para responder sus dudas, para abrazarles si están tristes, etc.).

Por último, lo más importante es que sientan que aunque vosotros ya no vais a ser pareja, a ellos les vais a seguir queriendo y priorizando, anteponiendo sus necesidades a vuestros conflictos personales.

 

Irene Alonso Martínez

Psicóloga General Sanitaria de Ciprea Integral

Coordinadora del departamento de Formación de Ciprea Integral

Share this article

Juan Jose Carral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

×

Habla con nosotros